Abrir
LAS MANOS DE MI MADRE
Miércoles, 09 de Mayo de 2012 22:27    PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

Son las manos de mi madre, un par de manos morenas, manos toscas a los ojos que no saben de belleza.

El Equipo de Cristo en Línea felicita a todas las mamas de esta gran familia por su día. Y elevamos nuestras oraciones a Dios por Ustedes y sus hijos. Gracias a Dios Cristo en Línea tiene el toque materno de María Santísima de Guadalupe a quien nos hemos encomendado y porque nuestro equipo esta formado por bellas mamas: locutoras, chateras, colaboradoras, etc...

 

 

 

 

 

Comparte éste poema en tus redes sociales:

Bookmark and Share

Son las manos de mi madre

un par de manos morenas,

manos toscas a los ojos

que no saben de belleza.

 

Si tu vieras esas manos

toscas, callosas, morenas…

¡No digas no!  Que las manos de mi madre

no son bellas.

Estas manos que estás viendo

no son manos de una reina

cubiertas de oro

y de millones de perlas.

¡No! Las manos de mi madre:

toscas, callosas, morenas…

son a los ojos de almas

un venero de belleza.

Estas manos que estás viendo

con seis años sobre ochenta,

pasaron su vida entera

buscando el pan de sus hijos

en verano y en otoño

en invierno y Primavera.

Ellas mecieron mi cuna,

ellas secaron mis lágrimas,

ellas sirvieron mi mesa

esas manos fueron venda

de las heridas que abrieron

en mi corazón las penas.

Manos de mis alegrías

y manos de mis tristezas.

Son más blancas que los lirios,

más blancas que la azucena,

más blancas que los ampos

de las cumbres de la sierra.

Que más diera yo Madre mía

que esas dos manos benditas

cerraran mis pobres ojos

el día que yo me muera.

Fray Alfredo Pío Álvarez

Actualizado ( Miércoles, 09 de Mayo de 2012 22:28 )